Jordi Gamito se une al Team RaidLight

¿Quién es Jordi Gamito?

«Unirme al Team Raidlight me da la fuerza que necesito para seguir disfrutando de mi deporte y de las montañas.» Podios en el UTMB o UTWT avalan a Jordi, que pasa a convertirse en corredor de RaidLight para 2020.

Con 38 años, antiguo luchador de muay thai, dejó el ring para dedicarse al trail. «Ser luchador de muay thai [boxeo tailandés] me ayudó mucho, me enseñó a saber qué significaba el sacrificio, la disciplina y a desarrollar la resistencia a base de esfuerzo de alta intensidad. Empecé a correr casi como un juego, pero a poco a poco le fui dedicando más hasta que al final, como ocurre siempre, me estoy dedicando al 100 %. Correr hace que me sienta bien y me da la libertad que todos buscamos.»

Tras unos años de entrenamientos, empezó a obtener algunos resultados relevantes, culminando en 2018, su mejor año hasta la fecha con podio en UTMB (y Madeira y Ultra-Trail World Tour), el que es, por el momento, su mejor recuerdo: «Hubo un antes y un después de ese UTMB, eso seguro.»

2020 es también un punto de inflexión al unirse al Team RaidLight: «para 2020 estoy entrenando más en gimnasio, he añadido más entrenamiento de fuerza, algo que no he hecho en el pasado lo suficiente. Me he unido al Team RaidlightI porque considero que me dará la fuerza que necesito para seguir disfrutando de mi deporte y de las montañas y me siento como parte de un gran proyecto. Me están motivando, no siento que estoy solo y me van a empujar hacia delante. Hemos empezado ya a trabajar juntos y siento como que estoy donde debo.»

Para 2020 sus objetivos principales serán Transgrancanaria, Ultra-Trail Mount Fuji y UTMB, y quizá el Marathon Mont-Blanc que quiere hacer desde hace años.

La palabra clave del año: ¡DISFRUTAR!

«Jordi es una persona realmente dura, cuando empieza algo se dedica completamente a ello. Tiene una increíble capacidad de trabajo. Hemos sido testigos de su progreso y nos ha sorprendido. Es muy apasionado, especialmente con sus amigos, es un tío alucinante.» Nos lo cuentan Sergio y Miguel, los mejores amigos de Jordi.